Uno de los documentos más antiguos en los que aparece un Cartaya: se trata de la “Relación de la Ysla de la Florida”, escrita en 1539 por Fernández de Biedma y hoy en el Archivo General de Indias de Sevilla. El documento relata las penalidades acaecidas a la expedición de Hernando de Soto a Florida, incluyendo, en su relación final de supervivientes, a un “Gonzalo Cartayo, marinero“ que provenía del reino de Sevilla.

 

 

El origen del apellido es incierto: aunque Jaime de Querexeta (Diccionario Onomástico y Heráldico Vasco), que coincide con las armas expuestas por Cadenas y Vicent (1954) –en oro, una cabra de gules saltante-, aporta una etimología procedente del euskera (de artaya: encinal), es más probable que pueda provenir del topónimo que da nombre a la villa onubense de Cartaya, creada como plaza fuerte por don Pedro de Zúñiga, señor de Gibraleón, con la construcción de sus defensas en el primer cuarto del siglo XV. Otras armas, que corresponderían a portadores de apellido Cartalla (forma utilizada en ocasiones por el propio apellido Cartaya, por ejemplo en México en el siglo XIX o actualmente en Cuba), serían, también según Cadenas, en plata, una espada de sable acompañada de dos escudetes, con un águila de sable cada uno, en jefe, de oro. No hay mayores referencias acerca de ambos escudos de armas, su origen o sus portadores, al menos que tengamos noticia, a excepción de la bibliografía antedicha (Cadenas y Querexeta).

 

No se debe confundir con la localidad y el apellido Cartellá, de origen catalán, en la provincia de Gerona y documentado desde la Edad Media, con sus propias armas, adoptadas probablemente por Galcerán de Cartellá, conquistador de Mallorca en la primera conquista de la isla, en torno a 1113: de gules, tres cartelas de plata bien ordenadas, con la leyenda en azur, “Ave María” / ”Gratia Plena” / ”Dominus Tecum”. Dicho linaje, muy bien documentado, subsistió en línea directa hasta su conclusión en los actuales barones de Albí, y no posee relación alguna con el apellido que nos ocupa.

 

Se trataría en cualquier caso de un apellido toponímico –el de Cartaya o Cartalla, en su variante menos habitual- , que indica procedencia, origen o vecindad. Este hecho podemos corroborarlo, por ejemplo, gracias a la información recogida en un documento del siglo XVI, el auto sobre los bienes de Juan Martín de Cartaya, en el que los testigos, buscados para proveer datos veraces acerca del origen del difunto, soldado de la hueste del capitán Álvaro Vázquez y muerto en Indias “en el jato de Álbaro Bazquez rribera del río (…) en la Prouinçia y Gobernación de Veragua”, de Panamá, dicen a los pesquisidores cómo “el dho. Juan Martín le dixo muchas beçes que era natural de Guelua”, “y que oyó deçir que el dho. Juan Martín era natural de la tierra del Condado, en los reynos de España”.

 

Esto puede confirmar el origen geográfico del apellido, nacido probablemente en la comarca del Condado de Huelva, en el antiguo reino de Sevilla, en donde hoy permanece. En lo tocante a la llegada del apellido a Indias, podemos apreciar también la presencia constante de nativos de Cartaya –algunos de ellos portadores del apellido- en las primeras expediciones y viajes americanos o en las islas Canarias, primera escala de los viajes oceánicos.

 

 

Arriba y centro: “El dho. Juan Martín le dixo muchas beçes que era natural de Guelua a esta testigo”. “Oyó deçir que el dho. Juan Martín era natural de la tierra del Condado, en los reynos de España”. Auto sobre los bienes de Juan Martín de Cartaya , 1572, Archivo General de Indias, Sevilla.

 

Debajo: “Y luego, en este dho. día primero de hebrero del dho. año el dho.señor Visorrei para más aclaración y averiguación de lo susod[ic]ho. hizo parescer ante sí a Hernán Pérez, natural que dixo ser de Cartaya (...)”. Relación de Guido de Lavazares, 1558, Archivo General de Indias, Sevilla.

 

Armas de Cartaya, 1789. 

Según el Rey de Armas D. Vicente de Cadenas y Vicent (1954), están compuestas por: “en oro, una cabra saltante de gules”.

 

Esta página web pretende ser un punto de relación y de encuentro para todos aquellos que llevamos hoy el apellido Cartaya, cualquiera sea su origen o nacionalidad.

Con ella pretendemos ofrecer alguna información acerca del origen del propio apellido y sobre algunos individuos y familias que lo han portado como propio, a aquellos visitantes que pueda resultarles de interés la investigación histórica y genealógica.

La dinámica de la página es muy simple: un breve análisis acerca de la aparición y la evolución del apellido en España (Península y Canarias) desde el siglo XV hasta la actualidad; el comentario de algunos documentos relacionados con varios portadores del apellido en España y América, y por último alguna información añadida sobre el linaje que se instaló en la ciudad de Sevilla a finales del siglo XVII, desde su llegada a la ciudad hasta hoy.

Esperamos que la disfruten, y que obtengan de ella alguna información útil. Para obtener o aportar más información o más datos, pueden utilizar la dirección de correo electrónico de contacto.

 

El apellido

El antiguo Reino de Sevilla. En el mapa aparecen algunas localidades vinculadas a nuestra investigación, tales como Sanlúcar de Barrameda, Cartaya, Los Palacios, la propia Sevilla  y parte de la costa de Huelva. De Hyeronimo Chaves, “Hispalensis conuentus delineatio”, 1579.

Izquierda: Situación actual del apellido en España. El primer cuadro ofrece el número de residentes apellidados Cartaya (como primer o segundo apellido) y empadronados en Baleares (15), Barcelona (11), Coruña (6), Madrid (20), Las Palmas (10), Tenerife (376, donde es más numeroso), y Sevilla (13), teniendo en cuenta que no aparecen datos de menos de cinco individuos (caso de Sevilla, por ejemplo). El segundo cuadro ofrece datos acerca de los individuos nacidos en las distintas provincias, con lo que desaparecen, por tanto, ciudades como Madrid y Barcelona (en donde el apellido está presente principalmente debido a la inmigración hispanoamericana): Se mantienen Baleares (5), Tenerife (353) y Sevilla (19). Fuente: INE, 2006.