Dos vistas de la pedanía de La Cartaya. Los Realejos (Tenerife).

El investigador canario Cebrián Latasa (2003) recoge información acerca del caudillo grancanario Juan de Cartaya, “conquistador de la Palma y Tenerife. Vecino en Taoro, podría ser hermano de Alonso Díaz, conquistador. Como conquistador recibió tierras en Higa (Orotava), y el Realejo -Taoro-, Icod de los Trigos y Güímar. Murió antes de 1508. Se encuentra escasamente documentado, por razón de ser vecino de Taoro y [debido a] su pronta muerte, circunstancias que se encuadran en las pérdidas documentales, tanto parroquiales como de escribanías públicas. Casó con María de Calis. Hijos: Alonso Díaz Cartaya, casado con Juana Vizcaíno. Juan de Cartaya el Mozo, casado con Lucía Hernández. Antón de Cartaya. Ana de Cartaya, casada con Juan de las Casas.”

 

Posiblemente, nuestro Juan de Cartaya grancanario toma o recibe el nombre (conocido ya por los conquistadores, que provienen del sur de la Península), aunque desconocemos el motivo por el cual fue elegido el topónimo onubense para nombrar a este aliado canario: tal vez porque su propio padrino de bautismo fuera originario de la villa de Cartaya o tuviera ya como propio este apellido, o tal vez por tener su nombre propio aborigen un sonido similar al de esta villa: nombres canarios podían ser Caitafa, Caytafa o Caitaja, con lo que se podría pensar en la sustitución de un nombre aborigen por otro "importado", más cómodo y familiar para los peninsulares. Todos los canarios o guanches que por una causa u otra se integraron en la nueva sociedad colonial, se vieron obligados como hemos dicho a asumir nombres europeos. De éstos nos han llegado mediante los primeros documentos públicos los nombres de muchos de ellos y en los que se especifica su origen guanche o canario y en algunos casos la isla de procedencia.

 

De origen canario serían Juan de Cartaya, Juan de Las Casas, Juan de La Torre, Andrés Francés, Juan Viscayno, Gonzalo Rodríguez, Alonso Rodríguez, Francisco Rodríguez, Juan Delgado, Alonso de Cordoba, Pedro de Madalena, Juan Fernández, Guillén García, Antonio González, María Fernández, Pedro de Lugo, Martín Cosme, Diego Delgado, Fernando de León, Catalina Díaz, Juan González, Alonso González, Francisco de Herrera, Diego Sánchez, Pedro Mayor, Diego Mayor, Alonso Díaz, Pablo Martín, Constancia Ferrandez, Pedro del Fyerro, Pedro González, Martín de Vera, Mencía, Gonzalo de la Fuente, Juan Sanches, Martín Sanches, Rodrigo Hernández, Pero García, Pedro Loys  y Juan Cabello.


De origen gomero están documentados entre otros Pedro Autejo, Diego López, Pero Mexacar, Francisco Hara e Ibone de Armas.

 
Dentro del grupo de los guanches de Tenerife, figurarían Miguel de Agoymad, Gomes Hernández, Antón de los Frailes, Juan de Tejina, Juan Yacas, Catalina, Diego Álvarez, Pedro Hernández, Catalina Núñez, Juan Delgado, Vastían, Pedro Martín, Francisco Delgado, María de Lugo (mujer de D. Pedro de Adeje), Elvira Hernández, Pedro Bueno, Gaspar Hernández, Ana Gutiérrez, Jorge Castellano, Alonso Díaz. Gaspar Fernández, Catalina Francisca, Juan de Vera, Juan Alonso, Elvira Gaspar, Francisco Hernández, Juana Hernández, Simón Aguilar, Catalina Sanches, Francisca del Castillo, Juan Pérez, Catalina Fernández, Bartolomé Pérez, Alonso de Bonilla, Antón Azate, Pedro Negrín, Simón Morales, María Fernández, Flandes, Galván,
Bonilla, Moreno, Hidalgo y Regla.

 

El apoyo militar a los conquistadores españoles por parte de este caudillo canario explica la concesión de tierras en el Realejo tras la Paz de Taoro –recogidas en las datas de Alonso Fernández de Lugo y en otras posteriores- a Juan de Cartaya, siendo este el lugar donde aparecerá posteriormente el  topónimo, y el hecho que justificaría su adopción como tal. Juan de Cartaya aparece citado en varias datas, como la 901-15: “Juan de Cartaya y Pedro de Madalena. Dos cahíces en el lomo de Tafursase (¿Tafuriaste?) linderos el camino real debajo y tierras de Alonso de Cordova, darriba mis tierras. 12-12-1497”, la 910-24: “Juan de Cartaya. 3 cahíces linderos Pedro Mayor y la mar junto al Mocanal”, de 16-V-1499; la 613-14, del 15-I-1501: "Pedro de Madalena e Juan de Cartaya, canarios. Un pedazo de ta. de obra....q. están en Taoro, de s., cabe las cuevas q. llaman los guanches Taforya, cerca del avchón q. era del rey de Taoro. Más las dos cuevas de Taforya con sus corrales." Asimismo, en la 731-10, de 1-VII-1508: “Pedro Mayor.- 2 cahíces en Taoro lindes Pedro Lugo, Hernando de León, Maria de Calis, mujer de Juan Cartaya”. Aparece referenciado como colindante en otra, al igual que en otra data más aparecen sus herederos: Alonso de Cordoba, canario. Un pedazo de tierra que está abajo de Tafuriaste junto con otras seis fanegas que vos di, que sera de hasta siete fanegas, linderos Pedro de madalena y Juan de Cartaya (....)” (1105-7, S. f .de registro 22-VIII-1508). “Alonso y Juan y Ana, hijos de juan de Cartaya, ya defunto. 3 fanegas de riego en el Arautava. Vos las do” (1847-12, 16-I-154[?]).

 

Ya en el siglo XVII, hay otras referencias sobre el apellido en Tenerife gracias al acta de matrimonio de Juan Felipe con María González, celebrado en 1684 en la Concepción de la Orotava, y que hace a ésta hija de “Juº Martin Cartaia y de Sebastiana Gonzalez naturales y vecinos desta dha villa en el pago de higa jurisdiccion de esta parroquia”.

 

En 1774, un siglo después, casó en Realejo Alto don Gonzalo López de Santiago y Cartaya con Juana Manuel Oramas; y don Pedro González de la Fuente y Cartaya, nacido en 1785, casó en 1810 con Juana Bautista García Cortez en Güímar (Tenerife).

 

Hoy esta zona del norte de Tenerife es la que reúne actualmente a un mayor número de personas portadoras del apellido en España, aún establecidos en las islas, como los Cartaya Montesdeoca, los Cartaya Martí o los Cartaya Bethancourt.

Mapa de Canarias (s. XVIII).

En Canarias

En la isla canaria de Tenerife y perteneciente a la villa de Los Realejos, se halla la pequeña pedanía de La Cartaya, ahora integrada como un barrio más en la localidad, pero independiente de ella en sus orígenes. La villa de Los Realejos, situada en el norte de la isla, fue fundada a finales del siglo XV, poco después de que en terreno del actual municipio los caudillos guanches encabezados por Bencomo se rindieran a Fernández de Lugo, Adelantado de los Reyes Católicos. Tras la conquista, los visitadores señalaron límites para los distintos beneficios y así, en 1517, el visitador López de Tribaldos dice que “el del Realejo se extiende desde el barranco de Higa hasta el Malpaís de Yarde”. El núcleo de La Cartaya, que en el pasado formó parte como asentamiento independiente de la comarca de Higa, está hoy situado en las medianías del municipio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Armas de D. Alonso Fernández de Lugo  (1512).

Mayorazgo (1512) de D. Alonso Fernández de Lugo y Las Casas.

Archivo Histórico Provincial, Tenerife.