en Sevilla

El apellido está presente en la ciudad de Sevilla documentadamente desde la segunda mitad del siglo XVI (1565), aunque, como hemos visto, ya estaba presente en otras ciudades del reino sevillano desde el siglo XV (Jerez de la Frontera, 1494).

Una de las villas del reino sevillano en donde se localiza el apellido será Los Palacios, perteneciente en aquel momento al señorío de los Ponce de León de Arcos. Allí, en torno a los últimos años del siglo XVI, se hallaba establecido Miguel García de Cartaya, casado con Ana Rodríguez y padre de Ginés, bautizado en la villa en 1610. Un probable hijo suyo, Juan García de Cartaya, casaría con Juana Martín en la misma villa, siendo padres de un nuevo Ginés (1636), que adoptaría como propio el apellido de su madre. Ginés Martín (al que llamaremos el Mayor), casaría en 1662 con Beatriz Ximénez.

Viviendo aún en Los Palacios, Ginés Martín el Mayor otorgaría diversas escrituras notariales, entre otras la venta de una casa en la calle Real a Esteban Pérez de la Barrera en 1693. Tal vez formara parte del cabildo de la villa, al aparecer su firma en otros documentos notariales de carácter oficial (un poder en 1695, una escritura de pago junto a otros firmantes en 1706).

Joris Hoefnagle: Vista de Sevilla (s. XVI). The Hebrew University, Jerusalén.

Una partida bautismal de Los Palacios: Ginés, hijo de Juan García de Cartaya (1636).

Ginés Martín el Mayor se encontraba ya empadronado en Sevilla, viviendo en la collación de Triana en 1705, según el padrón del Conde de Mejorada; un probable hermano suyo, también llamado Juan García de Cartaya, residía en la calle Castilla en 1699, año en el que reclamaría al patronato creado por su antepasado Diego Martín Beltrán en Utrera, “demandando reciuir y cobrar judicialmente de los patronos y administradores del Patronato de casamiento de donzellas de su linage”, al casar a su hija Leonor con Juan de la Barrera en 1696. Moriría en 1704, dejando como manda doscientas misas rezadas en varias iglesias y conventos de Triana, y pediría ser “sepultado en la Yglesia Parrochial de Sra. Sta. Ana en la bobeda de la Cofradía de las Benditas Ánimas del Purgatorio” , de lo que se ocuparían sus herederos, sus hijos Juan y Alonso García de Cartaya y su hija Leonor.

En 1675 nacería en Los Palacios el primer hijo de Ginés Martín el Mayor, llamado igualmente Ginés (al que llamaremos el Menor), y que casaría en 1698, en la parroquia sevillana de Santa Ana, con Quiteria Ximénez (descendiente ésta de una relevante familia de Villafranca del Guadalquivir, los López -o Gutiérrez- de Alcoçer). Estará documentado como residente en la collación en la calle de Cadenas en el año 1702, donde figura en el padrón del Conde de Aguiar.

Le otorgaría a Quiteria Ximénez una dote el mismo año, por el valor de diversos bienes, como “seys quadros de a dos baras de alto de diferentes debociones […], tres quadros de bara y media de diferentes debociones […], dos almoadas de estopilla labrada de soles con sus fundas de olanda […], otras seys almoadas […], seys sábanas de bramante fino y otras dos de lienço de lino […], una colcha y rodapiés de granilla encarnada guarneçida con entorchados seleste y blanco […], otra colcha con un galón de oro […], tres sillas de vaqueta […], un bufete de çedro con erraje […], dos bufetillos pequeños […], una caja de sedro de Yndias de bara y media […], otra caja más pequeña […], un espejo con guarniçión, negro […], sinco cojines de damasquillo de lino […], una estera de junco fino […]”, a lo que añadiría dos colchones, varias toallas y manteles, diversas prendas de vestir, tales como camisas, enaguas, basquiñas de tafetán rosado y festoneadas, “dos [es]carpines, el uno bordado y el otro labrado de soles […]”, etcétera, además de diversos objetos de menaje doméstico.

 Él mismo moriría en 1733, siendo enterrado en la capilla de Ánimas de Santa Ana. Serían sus herederos sus hijos Ginés (el tercero de este nombre, nacido circa 1700), Francisco (nacido en 1708), María y Beatriz.

Dote de Ginés Martín a Quiteria Ximénez (1698).

Su hijo Francisco casaría en 1739 con Teresa del Barco y García, hija de Juan José del Barco y Manzanares y de Juana Francisca García y Díaz de Segura, teniendo seis hijos, entre los que hemos de destacar a Francisco de Paula Cartaya y Barco (1749-1800), doctor en Teología y catedrático universitario, académico de las de Buenas Letras y Medicina de Sevilla, párroco de Santa Cruz y el Sagrario y capellán real, autor de diversas obras religiosas y morales, como un sermón fúnebre a la muerte de Carlos III, y cuyos expedientes de limpieza de sangre incoados para su posesión de su grado académico y de su capellanía se hallan en la Institución Colombina y en el Archivo Histórico universitario de Sevilla, y sobre el que recogen diversa información Méndez Bejarano y Matute y Gaviria (1818). Moriría en la epidemia de fiebre amarilla de 1800. En 1797, instaría ante los tribunales eclesiásticos de Sevilla la recuperación y adopción definitiva del apellido de Cartaya para todos los miembros de la familia, incluso retrospectivamente: esto obligó a modificar las partidas originales en los libros parroquiales de Los Palacios y Santa Ana.

Genealogía de D. Francisco de Paula Cartaya y Barco. Institución Colombina, Sevilla (1798).

Hijo primogénito de Ginés Martín el Menor será un tercer Ginés Martín, que casaría en 1730 en Santa Ana con Josepha Petronila de Espino, hija de Cristóbal de Espino y de María de Soto, que aportaría al matrimonio una dotte [de] sierttos vienes […] apreziado en los aprezios siguienttes […], primeramente una gargantilla de perlas finas y unos sarzillos de lo mismo, en 240 rs […], una cruz de plata sobredorada y piedras en treintta y siette rs y medio[…], quatro tumbagas finas en treinta reales, un escarvadientes (!) de plata sobredorada con su cadenita de lo mismo en treintta reales”, a lo que se añadiría otra cruz con piedras incrustadas, distintos objetos de plata (hebillas, broches…), varias cajas de cedro, diversas ropas (varias casacas de damasco negro, basquiñas, enaguas, mantos, camisas de encaje, guantes “unos rosados, otros encarnados y los otros negros en sesenta y siete reales”, almohadas “y seys fundas de olandilla”, además de “una mantilla de raso con sus broches de plata”), y varios muebles, como “un escaparate pequeño en sincuenta reales […], nueve quadros de a dos varas de diferentes debociones en 126 rs […], seys láminas de media vara de diferentes debociones, en 66 rs […], otras nuebe más pequeñas en quinze rs, un espejo […] de luna con su marco negro en 45 rs, una papelerita y un bufetito en 45 rs, otro bufete con su cajón […], ytem, otro más pequeño”, además de doce mil maravedíes en metálico.

 

 

Partida de matrimonio entre Ginés Martín y Dª María del Barco, 1738.

Poder para testar entre Ginés Martín y Dª María del Barco (1759).

Arriba, izquierda: Dª. María del Rocío del Castillo (c. 1870). Derecha: Antonio Cartaya del Castillo (c. 1875).

 

Moriría en 1738, tras otorgar testamento a favor de su marido y de sus hijos Francisco Ginés (1732), Ginés (1735) y Mª Josefa de la O (1737). Su marido volvería a casar en ese mismo año con doña María del Barco, viuda de Diego de Cuellar, con la que tendría una nueva hija, Josefa, nacida en 1739 y casada en 1763 con Juan Carrión de Pineda.

 

La familia viviría en una casa, tenida en censo perpetuo desde 1750 y situada en la Cava Nueva de Triana,  que era propiedad de “la capellanía que en la Yglª Parrochial de Sta. Ana de Triana fundó doña Mayor de Arébalo”. En esa vivienda residirían sus descendientes hasta la década de 1870-80.

 

Según sabemos por distintos documentos y entre otros, por un poder notarial (1758), el tercer Ginés Martín se dedicaba al comercio de grano, teniendo un asiento sobre dicha actividad, y comerciando frecuentemente con Cádiz y las Indias, representado por su hermano y por diversos procuradores. A su muerte (1763), realizó testamento y se hizo un inventario exhaustivo de sus bienes. Fue enterrado en la bóveda de la Sacramental de Santa Ana, de donde era hermano, encargando 168 misas rezadas en diversas iglesias y conventos de Triana.

 

Su hijo Francisco Ginés Martín de Espino casaría en 1751 con Paula María García y Martín, siendo ambos padres de Francisco de Paula Cartaya y Martín (1754), casado con María Rodríguez de la Vega Bejarano en 1776. A su vez, estos últimos serían padres de una numerosa descendencia: Francisco (1776), José (1784), Juan Bautista (1787), Ignacio (1791) y Joaquín (1793) Cartaya y Rodríguez de la Vega.

 

El primogénito de dicha descendencia, Francisco de Paula, casaría en 1801 con María de la Concepción de Alva (n. 1781), teniendo como hijos a Francisco (1806), José (1807), Manuel (1811) y Antonio (1813) Cartaya de Alva.

 

Francisco Cartaya de Alva casaría en 1824 con Rosario de la Cruz, teniendo como hijos a José (1833) y a Antonio (1839) Cartaya de la Cruz. Este último casaría con Rocío del Castillo (1845-1872), teniendo como hijos a Antonio (1868-1919) y a Francisco (1871-1890) Cartaya del Castillo. A la muerte de su primera mujer, casaría con Luisa Rubio y Quiñones (1859), siendo ambos padres de Luisa (1880) y María (1883). Antonio Cartaya de la Cruz continuaría con el negocio familiar de correduría de grano, apareciendo documentado como “propietario y contribuyente por propiedades” en el padrón municipal de 1885 residiendo en la calle Almirantazgo, 17, en la collación del Sagrario. Moriría en 1890, al igual que su hijo Francisco.

Mandamiento del Dr. D. Joaquín María de Torres, Presbítero, Provisor del Arzobispado de Sevilla (1797), sobre la recuperación del apellido de Cartaya en la rama familiar de Los Palacios (Sevilla). Libro 5º de Matrimonios (1662), adición al folio 126v., Archivo Parroquial de Santa María la Blanca, Los Palacios y Villafranca, Sevilla. Hay copia similar en la parroquia de Santa Ana de Triana.

Cuadro de texto: PROVISIÓN PARA RECUPERACIÓN DE APELLIDO (1797)

Transcripción: 

“El Doctor D[o]n Joaquín María de Torres, Presbítero, Provisor y Vicario General de esta Ciudad y su Arzobispado:

Por el tenor del presente, mando en virtud de Santa obediencia a los Curas de la Iglesia Parroquial de Sra. Santa Ana del Barrio de triana, q[u]e, visto este mandamiento, en la partida de Casamiento de Ginés Martín natural desta ciudad, hijo de Ginés Martín y Beatriz Ximenes, con Quiteria Ximénez, que se celebró en veinte y uno de Diciembre de Seiscientos noventa y ocho años, añadirá así al hijo como á el Padre el Apellido de Cartaya de forma q[u]e. diga Ginés Cartaia Martín hijo de Ginés Cartaya Martín, tildando las palabras que dicen natural desta ciudad y en su lugar se pondrá natural uno y otro Ginés de la V[ill]ª de los Palacios. Y en la de Baptismo de Franc[isc]º Gaspar, hijo de Ginés Martín y de Quiteria Ximénez, q[u]e. se celebró en Veinte y cinco de Abril de mil Seiscientos y ocho, le añadirá a Ginés el Apellido de Cartaya de forma q[u]e. diga hijo de Ginés Cartaya Martín. Y en la de Casamiento de Franc[isc]º Gaspar Martín hijo de Ginés Martín y de Quiteria Xim[éne]z q[u]e. se celebró en ocho de Sep[tiemb]re de Setecientos treinta y nueve, así al Franc[isc]º Gaspar como al Ginés se añadirá el apellido de Cartaya de forma q[u]e. diga Franc[isc]º Gaspar Cartaya Martín y Ginés Cartaya Martín, y en la de Baptismº de Franc[isc]º de Paula Joaqu[í]n de Santa Rita, hijo de Franc[isc]º Xinés y de Theresa del Barco q[u]e. se celebró en sinco de junio de setecientos quarenta y nueve, tilde y borre el nombre de Xinés y añada el Apellido de Cartaya, de forma que diga hijo de Franc[isc]º Gaspar Cartaya Martín, previniendo en d[ic]has. anotaciones el q[u]e. se han hecho en virtud de este mi mandamiento, q[u]e. original pondrá en los libros, y así f[ec]has. d[ic]has. anotaciones dará a la parte ynteresada las Certificaciones q[u]e. pidiese de las Partidas con el apellido de Cartaya, y man[d]ª q[u]e. hagan fee p[ar]ª guarda de su d[e]r[ech]o, lo que cumplan bajo de apercivim[ien]tº y p[o]r. quanto p[o]r. auto p[o]r. mi proveído en este día en vista del expediente q[u]e. a seguido el Dr. Dn. Franc[isc]º de Paula Cartaya, Cura del Sag[rari]º de la S[an]tª Yg[lesi]ª desta Ciud[ad]. r[eferen]te. [a] q[u]e. en las partidas de sus ascendientes se les ponga su lex[iti]mo apellido de Cartaya, y de Consentim[ien]tº del Fiscal General así lo tengo mandado.
Dado en Sev[ill]ª, día Veinte y tres de Agosto de mil Set[eciento]s. nov[en].ta y siete.
(Rubricado: P[rovis]or Torres. Joseph de la Barrera)”.

Antonio Cartaya del Castillo, hijo de Antonio Cartaya de la Cruz y Rocío del Castillo, casa con Carmen Román Zapata (1866-1920), siendo padres de Antonio Cartaya Román (1890-1955). En 1919, el año de su fallecimiento, figura como domiciliado en la calle Betis, 5, con 51 años de edad, con su mujer, Carmen Román y Zapata, de 53 años, y sus hijos Rocío (29), Ramón (26), Carmen (23) y Reyes (20).

 

En el mismo domicilio y fecha consta su hijo segundo, Antonio Cartaya Román, con 28 años de edad, casado con Matilde Miranda González (hija a su vez del capitán de navío José Miranda de León Sotelo y de Carmen González  Santacruz) asimismo con 28 años. Figuran igualmente en el Padrón municipal de 1920, con sus hijos Antonio (4 años) y Joaquín (2 años) Cartaya Miranda. Diez años después, en 1930, Antonio Cartaya Román figura como establecido en calle Alfonso XII, 2 y en la plaza del Altozano, 5-8, donde constaba como corredor de grano, continuando con la correduría de la que se ocupaba la familia, al menos, desde finales del siglo XVII. Ya en la guía de 1935 aparece como residente en calle Marqués de Paradas, 14 (llamada durante la República Avda. de Pablo Iglesias), como arrendatario de una casa propiedad del VIII Marqués de San Joaquín, Federico de Vallés. La familia viviría en ella hasta los años 70 del siglo XX.

 

 

Joris Hoefnagle: Vista de Los Palacios (s. XVI). De Civitatis Orbis Terrarum.