Arriba: Armas de Albéniz (Izda.) y Andrés (Dcha.). Sobre estas líneas: Mapa de la merindad de Estella en 1724.

La Merindad de Estella es un territorio de unos dos mil kilómetros cuadrados, estructurado hoy en setenta y dos municipios, que ejerce de frontera de Navarra entre Álava y La Rioja. Como tal, la Merindad de Estella existe desde la Edad Media, teniendo como centro y vértice a la villa de Estella, fundada en 1090 por Sancho Ramírez, Rey de Navarra. Ya en la plena Edad Media, en torno al siglo XIII, se estableció como tal, teniendo como núcleo, como decimos, a esta ciudad y su mercado. Tras varias vicisitudes que culminarían con la entrega a Enrique IV de Castilla (1463) de la Rioja alavesa y el partido de Los Arcos, aunque este último volvería a reintegrarse al Reino de Navarra en 1753, podemos decir que ya en el siglo XVI quedarían configurados sus límites definitivos, con la salvedad de la devolución de las villas del partido de Los Arcos mediado el siglo XVIII.

 

“Es muy antigua en Navarra la división del Reyno en Merindades, que es un género de gobierno cuyos pueblos deben seguir el orden de su capital en lo correspondiente a pesos, medidas, servicios y derechos reales. Los exámenes y residencias de los oficios y gremios se hacen en cada merindad por los maestros que viven en la misma capital, y a esta deben concurrir sus pueblos en las proclamaciones de Reyes y otros actos públicos, y ella es también la que le comunica las órdenes circulares que recibe de la superioridad, de que se exceptúan las ciudades, porque a éstas se las participan directamente”. Y asimismo “todos los referidos lugares reconocen a Estella superioridad en los autos de justicia, juramento de reyes, alear o afinar los pesos y medidas, habiendo de acudir a su cabeza para dirigirse y recibir de ella las órdenes tocantes al real servicio. Y en todos los referidos pueblos, excepto los que comprenden los valles de Lana, de Améscoa, Lazagurría, Aras, Bargota, Población, Marañón, Otiñano y las que son villas, ejerce la ciudad de Estella jurisdicción civil y criminal, que se llama del mercado, por medio de sus alcaldes; pero con el tiempo se fueron eximiendo y obteniendo de los reyes gracias de jurisdicción”.

 

En cualquier caso, Estella se convirtió en un mercado central que abarcaba 25-30 kms. de radio, rodeada por las villas de Aguilar y de Viana, que estaban muy relacionadas, sin embargo, con la economía castellana a través del mercado de Logroño.

 

La diversidad del medio físico ha contribuído a la creación de diversos tipos de asentamientos en la Merindad, formados algunos por pequeñas aldeas y lugares con escasas viviendas y habitantes (en torno a diez casas y sesenta familias en algunos núcleos de población), aunque en otros casos se dan villas de mayor tamaño, cuya población supera las cien familias (caso de las villas de Los Arcos o de Bargota). En otras zonas se aprecia un poblamiento concentrado y algo mayor en densidad, y más al sur, ya en la Ribera, encontramos un poblamiento claramente concentrado.

 

Este poblamiento se articula administrativamente en valles, unidades homogéneas de población, con núcleos centrales (Viana, Los Arcos) que ejercían como puntos de referencia, y que podían estar asociados a propiedades señoriales específicas (condado de Lerín). Estos valles montañeses, submontañeses o somontanos son las estructuras territoriales que hasta hoy definen al antiguo Reino de Navarra: Nosotros nos centraremos en los partidos de Viana y Los Arcos (somontanos), y en los valles submontañeses de Aguilar y la Berrueza.

Esta página web pretende ser un punto de relación y de encuentro para todas aquellas personas cuyos orígenes familiares se encuentren en las villas de la antigua Merindad de Estella, cualquiera sea hoy su nacionalidad o lugar de residencia.

Con ella pretendemos ofrecer alguna información acerca del origen y desarrollo de varios linajes y apellidos de la zona a aquellos visitantes que pueda resultarles de interés la investigación histórica y genealógica.

La dinámica de la página es muy simple: un breve análisis acerca del medio en el que se originaron dichos linajes, la Merindad de Estella, en Navarra; una somera información acerca de los documentos utilizados en la investigación, y que pueden ser útiles para futuros investigadores; una caracterización de las repetidas relaciones familiares entre las diversas familias aquí mencionadas, residentes y avecindadas en esta área geográfica; y datos y referencias genealógicas en las villas de Bargota, Mirafuentes y Sansol que abarcan un espacio temporal desde 1520 hasta 1915.

Esperamos que la disfruten, y que obtengan de ella alguna información útil. Para obtener o aportar más información o más datos, pueden utilizar la dirección de correo electrónico de contacto.

 

Desojo (Navarra).

El Busto (Navarra).

 

ALGUNAS

GENEALOGÍAS

EN LA MERINDAD

DE ESTELLA